Como hemos comentado otras veces los datos sobre sobrepeso y obesidad infantil en nuestro país son preocupantes. Casi el 46 % de los menores de entre seis y nueve años sufre obesidad o sobrepeso. Son datos del Estudio ALADINO, elaborado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN), sobre una muestra de 7.500 niños y niñas. Este estudio revela que un 26,1% de los niños en esa franja de edad presenta sobrepeso, mientras que un 19,1% son obesos y el exceso de peso afecta más a los chicos que a las chicas en esta franja de edad. No obstante, los comportamientos que conducen a esta situación, como el sedentarismo o los malos hábitos alimentarios se dan en ambos sexos.

La obesidad infantil es un problema multifactorial que exige una respuesta coordinada de todos los agentes implicados entre los que se incluye no sólo la industria, la distribución, la hostelería, la restauración moderna y el sector de la publicidad, sino también las autoridades sanitarias, padres y educadores, así como muchos otros. Las medidas deben ir más allá del mero control de la promoción de alimentos, necesario, pero insuficiente cuando se mira aisladamente.

El Código PAOS se creó con la intención de contener estas cifras a través de acuerdos con las distintas partes de industria con la administración. Desde el año 2005, el Ministerio de Sanidad y Consumo y la AESAN han ido firmado con diversas organizaciones e instituciones del ámbito empresarial acuerdos y convenios en los que se reflejan los compromisos que éstas adquieren para contribuir a la promoción de hábitos saludables y a la prevención de la obesidad en la población.

Tenemos que felicitar nuevamente a Ana Mato como Ministra de Sanidad, por haber sido capaz de incluir en dicho código por primera vez a dos agentes estratégicos en la cadena de la alimentación que aun se resistían: el sector de la hostelería y la distribución alimentaria. Con ello pensamos que que el Código PAOS sale reforzado, lo cual, estamos seguros, incidirá positivamente en la lucha contra la epidemia de sobrepeso y obesidad que sufrimos.

Fuente: AESAN