El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es aún –a pesar de los muchos avances realizados al respecto– una condición médica que plantea diversas dudas, principalmente en su etiología, donde los componentes genéticos y neurobiológicos desempeñan un papel fundamental, junto con los factores ambientales que modulan su aparición y evolución. Entre los factores ambientales relacionados destaca la dieta y, en concreto, los cambios en ésta acaecidos durante las últimas décadas. Hay un complejo cuerpo de información que sugiere múltiples y heterogéneas etiologías bioquímicas para el TDAH en relación con la dieta: alimentos y alergias a aditivos, toxicidad a metales pesados y otros tóxicos ambientales, dietas bajas en proteínas con alto contenido en carbohidratos, desequilibrios minerales, ácidos grasos esenciales (AGE) y déficit de fosfolípidos, deficiencias de aminoácidos, trastornos de tiroides, y deficiencias en el complejo vitamínico B y fitonutrientes.

Adjuntamos un excelente artículo escrito por el equipo del Dr. Quintero.