Puesto que, tal y como ha informado recientemente la Agencia Estatal de Meteorología, el verano de 2011 presenta una tendencia de temperaturas superiores a lo normal, la Sociedad Española de Neurología quiere recordar la importancia de que, sobre todo los pacientes que sufren crisis frecuentes, tomen medidas preventivas en esta época del año.

“Desde la SEN queremos recomendar a todas las personas que sufren migrañas o cefaleas que se protejan del calor, eviten las exposiciones prolongadas al sol y que utilicen indumentaria ancha y clara. Pero también que aprovechen las vacaciones para relajarse sin alterar en exceso los ritmos biológicos, cosa que durante estos meses se produce con frecuencia, tanto en la dieta como en el ritmo de sueño”, aconseja el doctor Samuel Díaz Insa.

Asimismo, una apropiada forma de prevenir la aparición de cefaleas en verano es mantenerse bien hidratado, ya que uno de los síntomas de la deshidratación es sentir dolores de cabeza. En épocas del año con altas temperaturas, una persona puede llegar a perder al día entre 2 y 3 litros de líquido en el organismo a través del sudor, de la orina, la respiración y la transpiración de la piel, lo que puede provocar dolor de cabeza, cansancio falta de concentración e incluso un golpe de calor.

Para evitar esta deshidratación, que, en casos extremos, incluso puede generar enfermedades cardiovasculares, osteoporosis o incluso algunos tipos de cáncer como el de colon, los expertos recomiendan incrementar el consumo de líquidos hasta una media de 2,5 litros diarios.

Fuente: Saludalia