• En clase, siéntate a primera fila para evitar distracciones.
  • Mientras hagas los deberes, apaga el móvil y el Messenger, para concentrar toda tu atención en la tarea que estás realizando.
  • Habla abiertamente con tu tutor sobre tu problema de atención y concentración con el fin de buscar conjuntamente la manera de aprovechar al máximo las clases. Por ejemplo, algunas escuelas permiten a sus alumnos con TDAH disponer de un poco más de tiempo para realizar sus exámenes.
  • Utiliza una agenda o bloc de notas para organizarte donde apuntes los deberes, las actividades extraescolares u otras actividades. Tus padres, tu pareja o un amigo también pueden ayudarte a recordar tus tareas y a la vez, darte ánimos.
  • Aprende técnicas de relajación que te ayuden a relajarte y concentrarte. Así mismo, practica ejercicio físico.
  • Haz partícipe a tus amigos de lo que te ocurre. Explícales que en ocasiones actúas impulsivamente o dices cosas sin pensar. Si esto ocurre, discúlpate e intenta evitarlo en el futuro.
  • Infórmate sobre el TDAH y habla con profesionales sobre este tema. Desde tu experiencia puedes ayudar a otros que se encuentran en tu misma situación.

Fuente: www.tdah.net