Los expertos sitúan en una combinación de dieta y ejercicio la clave para lograr un envejecimiento saludable y autónomo

La buena combinación de una dieta y de ejercicio favorece el envejecimiento saludable y autónomo, según destacan los expertos en alimentación y nutrición que participaron en el V Congreso internacional de dependencia y calidad de vida, organizado por la Fundación Edad&Vida.

En los últimos años, ha habido un cambio de patrón de las enfermedades, con un incremento de la cronicidad y la pluripatología, pues más de un 25 por ciento de las personas mayores de 45 años sufren más de una patología crónica. Además, el 70 por ciento del gasto sanitario está ligado a las enfermedades crónicas, con mayor prevalencia entre las personas mayores.

Por ello, en este mismo congreso, que este año ha tenido como lema ‘El reto de la cronicidad’, se ha puesto de manifiesto la necesidad de establecer un nuevo modelo organizativo, con un único presupuesto de sanidad y servicios sociales, que sitúe a la persona y sus necesidades en el centro del sistema, y que repercuta positivamente en la eficacia y eficiencia del sistema sanitario.

De hecho, el reto que se plantea no radica solo en que las personas vivan más años, sino también en que vivan con mayor calidad de vida, de forma que las enfermedades asociadas al envejecimiento puedan ser evitadas mediante la prevención y tratadas adecuadamente.

Por otro lado, en este mismo encuentro, el médico especialista en Geriatría del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid, el doctor Federico Cuesta, ha presentado los resultados de un estudio que muestra cómo una ingesta adecuada de proteínas en las personas mayores contribuye a la recuperación de la enfermedad y a prevenir el deterioro funcional, es decir a un envejecimiento saludable.

Por su parte, el jefe de la sección de Geriatría del Hospital Universitario de Albacete, el doctor Pedro Abizanda ha destacado, en base a distintos estudios realizados, que la malnutrición en las personas mayores no sólo influye en su calidad de vida, sino que también tiene costes asociados que repercuten en los recursos sanitarios. De hecho, según los datos presentados en la sesión, se calcula que la adopción de medidas para reducir la prevalencia de malnutrición reduciría hasta un 50 por ciento los costes anuales por paciente en gasto sanitario.

Por último, el director del área de servicios de proximidad de ILUNION Sociosanitario, el doctor Domingo Manuel García Fernández-Caro, ha querido destacar el papel de los servicios a domicilio, pues estos forman parte de un modelo de prevención a través del autocuidado, que favorece la permanencia en el domicilio de la persona mayor, y facilita su autonomía, retrasando así la situación de dependencia.

Fuente: Instituto Tomás Pascual Sanz