Pues ahora parece que sí. Según el  Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico (Teica),  participado por la Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía “el largo proceso de curación elimina la toxoplasmosis del jamón ibérico”, asegura su gerente, Juan Carlos Racero. Según esto el jamón ibérico podría ser consumido por las embarazadas sin riesgo de contraer toxoplasmosis, una enfermedad peligrosa para el feto .

Teica ha firmado un acuerdo marco de colaboración científica y técnica con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) para dar a conocer los resultados de sus investigaciones entre los profesionales de toda España y elaborar un protocolo de información a las mujeres sobre el consumo de jamón durante el embarazo. 

Las conclusiones del estudio no se dirigen solo a las embarazadas, según Racero. “No hay que pensar solo en este grupo de mujeres, sino en su entorno más cercano, ya que cuando se da esta situación, la familia entera suele dejar de consumir jamón”.

En el marco de esta colaboración entre Teica y SEGO se darán a conocer también nuevos estudios sobre la importancia de la carne en la alimentación. “Erróneamente seguimos pensando que la carne no es tan sana como otros alimentos. Sin embargo, es un alimento tan completo y tan necesario como los demás”, afirma Racero.

Fuente: El País