En España, se estima que el 3,5% de los niños son alérgicos a alimentos como la leche y el huevo. Sin embargo, esta cifra podría reducirse sensiblemente según los datos revelados por el último estudio realizado por un grupo de alergólogos pediátricos, pertenecientes a la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP). De sus conclusiones se desprende que la introducción pautada de leche de vaca -cuya proteína suele ser la primera en generar alergias en la vida- a edades tempranas permite desensibilizar a los pacientes, de forma que se evita la reacción alérgica. En las pruebas realizadas durante el estudio, en 9 de cada 10 niños la tolerancia a la leche de vaca se incrementó después de que la ingirieran de forma progresiva.

Hasta ahora, la terapia habitual en estos casos había consistido en eliminar el alimento de la dieta del niño. Sin embargo, desde hace unos años este método “trata de aumentar el umbral de tolerancia y hace necesario el mantenimiento de la ingesta de leche para evitar posibles recaídas”, señala la doctora Ana Mª Plaza, coordinadora del grupo de trabajo de alergia a alimentos de la SEICAP. Además, tal como explica doctor Antonio Martorell, del Hospital General de Valencia y principal autor del estudio, se ha comprobado que “el éxito de esta pauta es mayor si se administra antes de los tres años de vida. En estudios con niños más mayores el porcentaje de éxito es menor”.

Los especialistas han comprobado que evitar los alimentos que producen la alergia constantemente no significa que desaparezca la patología: “La reactividad puede persistir y existe el riesgo de reacción grave anafiláctica por pequeñas dosis inadvertidas en los alimentos”, explica la doctora Plaza. Por consiguiente, este estudio abre una nueva vía para que ese 3,5% de niños alérgicos pueda tomar y disfrutar de la leche sin miedo a sufrir una reacción alérgica.

Fuente: El Mundo