Lo imprescindible en la dieta diaria de los mayores

Proteínas (15-20%): carne, pollo, pescado, legumbres, lácteos…

Grasas(25%):evitando las saturadas y tomando alimentos ricos en ácidos grasos esenciales (pescado) y grasas vegetales como el aceite de oliva.

Carbohidratos(55-60%): pasta, arroz, cereales… mejor integrales.

Fibra: fruta, verdura y cereales.

Vitaminas: ácido fólico, D, K, B12.

Minerales: calcio, hierro, zinc, selenio….

Hacer 4 o 5 comidas diarias: el desayuno, la media mañana, el almuerzo, la merienda, la cena y un  temtempié antes de acostarse.

Cambios en la edad, cambios en el menú

La alimentación básica tradicional, basada en la cocina y los alimentos tradicionales, es la forma de elección para la dieta de las personas mayores. Debemos asegurar que la dieta sea variada y equilibrada, con todos los grupos de alimentos y en las proporciones correctas, que sea suficiente, según sus necesidades y agradable, respetando las costumbres del paciente.

A su vez muchas personas mayores, por cansancio, soledad… tienden a  dejar a un lado actividades rutinarias, entre las que se encuentra cocinar.Desde ir a la compra hasta hacer la comida diaria o preparar nuevos platos, la cocina supone una actividad que es beneficiosa no sólo para el estómago, sino también para la mente: hacer la lista de la compra, comprar los ingredientes o estar atento a los tiempos de cocción es sano ejercicio mental.

La cesta de la compra para la edad avanzada

A principios de mes, se puede elaborar una lista en la que se indique aquellos alimentos que se deben  o se pueden comprar a diario, semanal y mensualmente.

Diariamente: pan, carne o pescado frescos.

Para despensa si se compra 1 vez al mes: (habrá que aumentar debidamente las cantidades). Leche UHT esterilizada, cereales y otros productos de desayuno (galletas tipo maría, etc), conservas vegetales o animales, productos congelados, arroz, pastas alimenticias, legumbres secas, harina, pan rallado, azúcar, sal y aceites.

Fuente: Instituto Tomás Pascual Sanz