Ya sabemos por qué cuando nos ponemos a dieta nos da la sensación de que tenemos mucha más hambre de lo habitual.

Cuando una persona no come la suficiente cantidad de alimento, las neuronas que inducen la sensación de hambre en el cerebro comienzan a devorarse a si mismas en un acto de “autocanibalismo” que intensifica la señal de hambre y hace que se tenga una mayor urgencia por comer.

Una investigación realizada por científicos del Albert Einstein College of Medicine, en Estados Unidos, podría haber encontrado la clave para explicar por qué es tan difícil seguir una dieta para perder peso. Sus conclusiones se publican en el último número de la revista especializada Cell Metabolism.

Este trabajo ha revelado que, cuando una persona no come la suficiente cantidad de alimento, las neuronas que inducen la sensación de hambre en el cerebro comienzan a devorarse a si mismas en un acto de “autocanibalismo” que intensifica la señal de hambre y hace que se tenga una mayor urgencia por comer.

Según explica el investigador del Albert Einstein College of Medicine, Rajat Singh, se trata de un proceso “realmente importante para que las células regeneren sus componentes en una especie de “mantenimiento doméstico”; es necesario también para regular el apetito”. El proceso celular descubierto en neuronas del hipotálamo del cerebro se conoce como autofagia.

Para Singh, estos hallazgos realizados en ratones sugieren que los tratamientos dirigidos a bloquear la autofagia de estas células podría ser útil como arma para luchar contra el hambre y combatir la obesidad.

Fuente: Instituto Tomás Pascual Sanz